Quincuagésimo noveno desahogo, con nocturnidad, sin alevosia, seguramente con arrepentimiento y sin decorado.

Published by desahogandome under on 3:38:00 a. m.
Como dije: con nocturnidad, sin alevosia
seguramente con arrepentimiento y sin decorado
(un desahogo aderezado):

Tanta, tanta, tanta desazón
Contemplo paupérrimo hasta la decepción
Entre plantas conversa el televisor:
Marionetas que crecieron entre madera
Sin llanto, sin dolor, sin vida y sin pena
Lejos de la sangre, amigos del dolor
Desatan la guerra lejos de la trinchera
Buscan el negocio, siembran el rencor
Practican la gula vestidos de seda
Y te dicen que no hay más
Y tú más les das
Aunque lo sabes, y ¿qué?
Todos mienten en el parlamento: el esperpento es legal
Su prestigio es un invento que parece de verdad
si te lo crees y les ves te arrodillas a sus pies
Y el rebaño dormido… y sin pastar, decía apesadumbrado
Marionetas de carne, de genes y venas
Jaulas gigantes, mundos paralelos
Hilos invisibles tendidos del espacio
Mentes… ¿qué mentes? Pensar es pecado
Cuando el títere reza siempre está coaccionado
Es dirigible, previsible, a la lucha reacio
Salvo que ordene lo contrario
Como espera
Y a diario
El corazón de madera
Que es marioneta pero no está tejida
Ni colgada, si acaso humillada pero nadie se entera
Al calor de una hoguera no medita cualquiera
Y el sabor del pesticida que contamina
Te calienta
Y te dicen que no hay más
Y tú más les das
Toc, Toc ¿hay alguien ahí? Un día hubo conciencia
Helloooo, Hoy guettos a millares de millares
Y la pita no se enreda ni en los bares
Ni jugando al futbolín a bin laden la partida
Por experiencia: vives menos porque pagas más
No como en tiempos de la revuelta de la sal
Cuando el hambre pisaba tantas aceras
¡Que cambió por estos lares si el dinero se esfumó en entidades!
¿Pibe qué cambió, que pájaro voló fugaz
Vino y no tuvo que pedir audiencia?
Primero tomaron y después…
Tú más les das
Pero no subió el precio de la sal… Se ve
O qué será
Lo que es que: va llegando la despedida
De este trovador de versos imperfectos
Que no riman
Que no miden pero sienten
Y que esconde sus defectos como buena marioneta arrepentida
Frente a un televisor encendido y dormido
Que oficialmente miente
Salvo…
cuando te dicen que no hay más
Y tú más les das.

Quincuagésimo octavo desahogo, clases se esperanza

Published by desahogandome under on 9:44:00 a. m.



Queriendo una verdad busqué en las tinieblas de algún desierto
Sonrisas perfectas mudas de esperma, soñé despierto
Hallé entonces mi propia alma pariendo su elegía
Dueña de un destino sin respuestas ni remordimientos.


El logo marcado, la marca humana en decadencia
El credo sagrado que no entiende la experiencia
El negocio florece a nuestro lado por momentos
A tus bolsillos llenos canto esta condolencia.

A mi lado caminando peatones sin destino
Cegados por el odio azul de su propio desatino
Quise tenderte la mano tras la noche todo el día
Buscando entre las palabras no encontrarás el camino.


Deja entonces que te guíe a tu yo más profundo
Pisa fuerte lo primero sobre el dolor de este mundo
No crecerá la hierba buena sobre la tierra gastada
Seca lágrimas ajenas y harás el viento más puro.