vigésimo primer desahogo silencioso

Published by desahogandome under on 8:59:00 p. m.

Echo de menos el silencio, lo añoro. Amo tanto la vida que no mataría ni una célula, siquiera mía.
Al fondo del largo pasillo que nace a los pies, ancho y recto y curvo y recto y curvo, ves a lo lejos sonriente mirada que te observa y reclama lujosa y posesiva. Tomas una puerta multicolor y roja, a tu izquierda, y huyes mirando atrás sin olvidar la presencia.
De no haber nadie en el camino viajarías sereno por un tiempo, entre nubes de silencio.
Mas lleno de hermosas personas que saben escapar de ella, el ruido ensordece. Añoro el silencio, ahora entre el gentío.
Lo usaré para amar entonces.

0 locas opiniones:

Publicar un comentario