Quicuagésimo séptimo desahogo, buscando una melodía

Published by desahogandome under on 8:00:00 a. m.


Comenzó mi pequeña historia a orillas de un río de acero
Mis padres no fueron reyes, aunque naciera en enero
Me allanaron el camino, mientras dormía primero
Pero despertó mi conciencia y olvidé todos mis sueños.

Recuerdo una feliz infancia, nunca necesité nada
Quienes me dieron su sangre, también me dieron palabras
Ejemplos de lucha constante, la vida es una batalla
Nunca he sido un cobarde y aún tengo todas mis balas.

Creí después que con el amor no necesitaba alimento
Y pusé toda la pasión con cada descubrimiento
Pero enseguida aprendí que el dolor es lo que sientes más dentro
Y me he comido media vida y aún no sé a quién espero.

Hoy desgasto mi existencia sin saber qué me depara
Hoy que la rutina es bella y acompaña cuando escampa
Quise un camino salvaje y me quedé en la esperanza
Así que ahora solo puedo: recordar mis andanzas.

Porque van pasando los años y voy embalando el equipaje
Porque algún día tomaré el viaje hacia ninguna parte
Porque aún tengo que sufrir al despertar cada mañana
¡Que no traiga GPS el camión de la mudanza!

5 locas opiniones:

Tesa dijo... @ 19 de septiembre de 2009, 8:25

Bien completita, esta autobiografía ...y suena bien.
Estamos todos en las estrofas de abajo: de paso, parando de vez en cuando, muchas veces sin rumbo fijo.
Pero queda tanto camino por delante... y gente estupenda con la que cruzarse.

Un beso

Selma dijo... @ 19 de septiembre de 2009, 9:37

¡Txan, bien "retornado", no sabes lo feliz que me hace leerte, aquí y allí!

Este Poema autobiográfico me ha evocado sensaciones parejas a las tuyas.. ¡Qué bien logrado está!
Vuelves de manera espléndida y te esperaba/mos ansiosos...No te vuelvas a ir.. nooo!

Besos, Txan, muchos..

Amanda dijo... @ 20 de septiembre de 2009, 11:37

Es difícil no sentirse identificado con lo que has escrito.Pocas personas pueden decir que han hecho todo aquello que soñaban.Poquísimas.La vida no suele darnos más de una oportunidad y si nos equivocamos o no la aprovechamos en el momento que se presenta, después es dificil cambiar las cosas.De todas formas tus padres tenían razón, la vida es una batalla y hay que seguir luchando y...sabiendo que aún tienes todas tus balas, estoy segura de que , tarde o temprano , llegará lo que esperas.
Me alegro de volver a leerte.
Un abrazo.

Camy dijo... @ 29 de septiembre de 2009, 12:03

Es toda una declaración de principios y al final de deseos. Que tarde y que sea sin GPS,

::))

Ricardo dijo... @ 29 de septiembre de 2009, 14:14

Cierra los ojos y mira hacia ti, quizás ahí encuentres lo que buscas.

Un abrazo

Publicar un comentario